En pocas palabras

El Hueso Del Policarpo nace en el año 2002 en Mieres, Asturias, definiéndose desde un principio como un proyecto orientado a grupo, aunque sin formación completa y estable hasta la fecha. A pesar de estas limitaciones, son cuatro los discos oficiales editados: Hasta los huesos (2003), En un lugar de la muerte... (2004), Ahora que duermen los grillos (2009) y Rock envenenao (2011); dos colaboraciones en discos recopilatorios: Tributo a La Polla dende Asturies (2006) y Anuariu Sonoru 2009 (2010); y una actuación acústica en directo en el programa 90 decibelios, de Radio Parpayuela (2005).

Bajo la etiqueta de rock envenenao, su estilo se basa en un rock'n'roll desquiciado, con licencias suficientes para echar mano de otros estilos como el punk-rock, rockabilly, hardrock, rock progresivo, ska o metal. Las velocidades manejadas a la batería son responsables de que El Hueso sea encasillado por la inmensa mayoría de la crítica musical como un grupo de punk-rock.

Hablar de El Hueso Del Policarpo es hablar de autoproducción extrema, su gestión podría catalogarse de underground rozando peligrosamente la paranoia, su peor disco giró por todos los continentes y, consecuencia de ello, "En un lugar de la muerte..." estuvo a punto de editarse en países como México, Perú o Chile. A lo largo de su existencia prescindió por completo de los servicios de la SGAE, aunque no por ello consiguió vivir al margen de esta sociedad, teniendo varios problemas con una versión de Nino Bravo a la salida del segundo disco.

El Hueso se dejó morir lentamente en sus mejores días, con un letargo discográfico que llegó a durar casi cinco años. A finales de 2009, regresó con fuerza con "Ahora que duermen los grillos", un conjunto de catorce nuevos temas compuestos durante el largo exilio musical, tratados y envenenados posteriormente en el momento oportuno.

Esto sólo sería un pequeño destello de lo que vendría a continuación. Dos años más tarde, en 2011, aparece "Rock envenenao", el disco más ambicioso de El Hueso hasta la fecha, compuesto casi íntegramente desde el mismo día que se dió por terminada la grabación de su predecesor, siendo anterior únicamente la canción que serviría de apertura. Una vuelta de tuerca más a su peculiar estilo, nueve temas donde el rock'n'roll se corrompe saltando entre el salvajismo y la dulzura, una hora del más intenso veneno.

Tras diez años en escena, la característica principal que arrastra este proyecto es la falta completa de actuaciones en directo, sobre la que no se aprecia un atisbo de cambio a corto plazo.

Actualmente se está preparando un doble recopilatorio, con motivo de la celebración de su X Aniversario, que verá la luz en 2013, una clara muestra de la firme apuesta que presenta El Hueso Del Policarpo y un broche de oro para poner fin a su primera década en el candelero.